Miércoles, 31 de marzo del 2021

Diseños en pandemia

Las ciudades poscoronavirus según la Arq. Teresa Edwards Ames, administradora del Centro Cultural Ccori Wasi.

Diseños en pandemia
Tanto en la infraestructura pública como en la privada hay una tendencia al cambio.

Desde el año pasado, muchas familias han tenido que adaptar sus casas para poder satisfacer las diferentes necesidades que ha traído consigo la pandemia. El teletrabajo, las clases virtuales o la práctica deportiva dentro del hogar no fueron contemplados en el diseño original de las viviendas. Esta nueva realidad ha obligado a acondicionar espacios, como la sala, el comedor y los cuartos, y está empujando a arquitectos y diseñadores de interiores a encontrar nuevas soluciones.

“Es toda una revolución y creo que esto va a continuar, así estemos todos vacunados. Se va a tener que contemplar el lugar que cada integrante de la familia necesita para poder trabajar. Se va a tener que replantear inclusive el tipo de mobiliario por uno que sea multifuncional. La gente está acostumbrada a tener “el” mueble, pero esta propuesta es interesante para los departamentos pequeños. Vi algunas en la feria Perú Design del 2019. No se le daba la importancia que tenía ni se le veía la necesidad, pero ahora las cosas han cambiado”, explica la arquitecta y diseñadora de interiores Teresa Edwards Ames, administradora del Centro Cultural Ccori Wasi.

Agrega que los dormitorios ahora deben cumplir las funciones de descanso, estudio y juego, y todo eso se da a través del diseño. Además, la cantidad de computadoras en casa se ha duplicado y hasta triplicado, y este cambio tecnológico también influye en las nuevas propuestas.

“Tenemos que volver a una visión más individualista. Hace muchos años, las oficinas eran cerradas. Luego se abrieron y comenzaron a ser espacios compartidos, pero ahora nadie quiere estar en contacto con el otro. Creo que los coworking pueden desaparecer; la gente ya está trabajando desde su casa, con reuniones por Zoom o Meet, en las que la distancia ya no existe. Ya no tiene que usar papel, que como sabemos es un transportador del virus, con una permanencia de 24 horas. Entonces, ¿cuál va a ser la finalidad de la oficina? Habría que ver qué uso se les da a esos espacios o cómo transformarlos para que sean más individuales”, explica.

EN EL SECTOR PÚBLICO

En la infraestructura pública también hay una tendencia al cambio. Los aforos han variado a partir de los protocolos, según las actividades. La idea es cuidar a la población del contagio, y priorizar el bienestar y la salud de las personas. En esa línea, la directora de LDW opina que se deben ampliar las vías de tránsito para transportes individuales, como la bicicleta, los patines y los scooters, que además son menos contaminantes.

Un aliado importante tanto en la infraestructura pública como privada será la domótica, que se refiere a las tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la infraestructura. Su uso en puertas, ventanas, ascensores, ingresos, encendido de luces, etc. reducen el contacto con superficies.

“Arquitectos y diseñadores deben estar trabajando en los cambios y las nuevas propuestas porque todos sabemos la necesidad que hay, y el arquitecto diseña a partir de una necesidad, de una funcionalidad, aparte de la estética. Llegar a un hogar e higienizarte va a ser fundamental. Vamos a tener que diseñar nuestros ingresos de tal manera que contemple un espacio en el que yo pueda dejar mis elementos (mascarillas, zapatos, cobertor de ropa, etc.) antes de entrar, como un pequeño hall. Como los japoneses, que a la entrada dejan sus zapatos e ingresan con unas chinelas”, detalla la arquitecta.

¿Y qué pasa si recibimos visitas? Tienen que desinfectarse. Teresa Edwards explica que en algunos departamentos los baños de visita están en los ingresos, lo que es perfecto, pero en otros casos se tiene que atravesar toda la casa. Replantear estos puntos es fundamental tanto en diseño de viviendas, de locales comerciales o de edificios.

Añade que también se va a tener que estudiar el comportamiento de los materiales, para decidir si usarlos o no en el diseño interior como objetos utilitarios o elementos decorativos. “Hay materiales en los que el virus permanece más tiempo, como el plástico y el acero inoxidable, en los que puede quedarse casi 3 días. En el aluminio, se mantiene unas 8 horas y en el cobre 4 horas aproximadamente. Lo que se va a buscar es la distancia, menos contacto y utilizar materiales autolimpiables”.

Los lugares cerrados requerirán una mayor circulación de aire natural; los espacios concurridos, mecanismos que permitan detectar la contaminación por virus; los ingresos, lugares de desinfección o aseo. Todo ello se va a ir reglamentando poco a poco. Definitivamente, estamos ante un reto muy grande.

La arquitecta Teresa Edwards Ames también es directora de LIMA Design Week (LDW), punto de encuentro del diseño, el arte y el buen gusto que el año pasado contó con la participación de 26 países. Ella nos cuenta que ya vienen realizando los preparativos para la siguiente edición, que se llevará a cabo en noviembre. El título del congreso de este año será Tecnología y Sostenibilidad y se enfocará desde tres aristas: la arquitectura, el diseño de interiores y el diseño industrial.

“Además, vamos a involucrar a las regiones a través del arte y de la artesanía, tendremos una sección denominada Enlace Internacional y estamos convocando a los peruanos que radican en el exterior para que participen mostrando qué es lo que vienen haciendo en este tiempo de pandemia. También tendremos la segunda edición del Children Design Weekend para los niños. La programación es bastante extensa”, finaliza.

  • 0
  • 0
  • 0