Viernes, 30 de abril del 2021

Apuntes sobre los neuromitos

Los neuromitos son falsas creencias sobre el funcionamiento del cerebro y pueden llevarnos a usar estrategias erradas.

Apuntes sobre los neuromitos
Los neuromitos limitan el desarrollo de las capacidades de los estudiantes de todos los niveles.

Mg. Liliana Mantilla Escobar

Docente

Escuela Profesional de Administración de Negocios Globales

En el mundo de las relaciones interpersonales, sean estas de índole social, laboral o académico, es necesario conocer las leyes que regulan el proceso de comunicación. Sin embargo, también es importante saber cómo funciona el cerebro y cómo organiza e interpreta las percepciones (sensaciones visuales, olfativas, auditivas, gustativas, espaciales, etc.), porque es en el cerebro donde ocurren los procesos que marcan la vida. Téngase en cuenta que cada ser humano percibe las cosas de manera diferente, y es sobre la base de esta visión diferente acerca de lo que ocurre en el cerebro que radica la importancia de conocer la información que tiene la sociedad sobre los neuromitos.

Los neuromitos son falsas creencias sobre el funcionamiento del cerebro; creer que una persona actúa de tal o cual forma porque así es su cerebro hace que reaccionemos utilizando estrategias erradas en la crianza, educación o convivencia. Conocer lo que las personas creen sobre los neuromitos permitirá comprender actitudes y desarrollar estrategias de convivencia, educación y orientación para una vida coherente y armoniosa con nuestro entorno. Presentamos algunos de los neuromitos más conocidos:

1. Usamos solo el 10% de nuestro cerebro. Sobre esta creencia se aluden diferentes fuentes, una de ellas se refiere a una entrevista realizada a Albert Einstein en 1920 en la que el científico, para estimular a la gente a pensar y a usar el cerebro, hizo esta afirmación. Sin embargo, la ciencia ha probado que el cerebro permanece 100% activo todo el tiempo, incluso durante el sueño. Por otro lado, viéndolo desde la visión de la evolución, si bien el cerebro ocupa el 2% del peso corporal, consume 20% de la energía. Es impensable que nuestro sistema evolutivo permita que desperdiciemos 90% de la capacidad de este órgano (Geake, 2008, p.127).

2. Las estrategias de enseñanza deben desarrollarse acorde al estilo de aprendizaje del estudiante. Uno de los orígenes de este neuromito proviene de la creencia de que las estructuras neuronales pueden separarse y que la información se procesa en estructuras sensoriales distintas, (Coffeld. 2004). La neurociencia ha comprobado que esta afirmación no es correcta, el cerebro esta interconectado con todos los sentidos y todas sus funciones se coordinan utilizando todos los estilos de aprendizaje.

3. El cerebro derecho es racional y el cerebro izquierdo es creativo. En el 2002, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OECD, por sus siglas en inglés) consideró que el origen de esta creencia tiene doble procedencia. Una de ellas es un artículo donde se describen los hemisferios cerebrales como independientes y la otra un texto donde se consideran que si se utiliza más el hemisferio izquierdo la persona tiene un pensamiento lógico formal. Ambas afirmaciones son desmentidas por la neurociencia, que afirma que, si bien hay áreas específicas que requieren de un hemisferio del cerebro, aprendemos y respondemos utilizando ambos hemisferios de manera integral.

4. El cerebro triuno. Parte de la creencia de que el cerebro evoluciona en escalera, es decir, uno sobre otro: el reptiliano, que se ocupa de la territorialidad; el límbico, de las emociones; y el neocórtex, de las funciones cognitivas, dándole a cada uno una función separada. Al respecto, la neurociencia postula que el cerebro se desarrolla en redes que interactúan de acuerdo a las necesidades, haciendo de él un órgano social. Sánchez (2018).

Son tiempos de cambio, y parte del éxito personal, profesional y social radica en saber adaptarse, lo que implica aprender a pensar y reconocer que algunas de nuestras creencias acerca de cómo funciona el cerebro están equivocadas. Actuar basado en una creencia irreal puede traer consecuencias muy serias entre profesionales que interactúan con otros seres humanos. Tal es el caso de docentes, psicólogos, sociólogos, etc., toda vez que su opinión es escuchada y tomada como válida entre quienes no tienen esa formación profesional y depositan su confianza en ellos.

En el campo de la educación, su impacto es decisivo. Los neuromitos limitan el desarrollo de las capacidades de los estudiantes de todos los niveles y hacen que se etiquete al alumno de acuerdo a la “voz autorizada” del docente.

He ahí la importancia del tema expuesto: saber que hay mucho que desaprender y mucho que aprender sobre la realidad de los neuromitos.

  • 0
  • 0
  • 0