Miércoles, 26 de mayo del 2021

Jeroen Nieuwland

Egresado de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales es Human Resources Director de la petrolera SAVIA Perú.

SAVIA Perú es la segunda empresa petrolera más grande del país, con una producción aproximada de casi 10,000 barriles diarios. Es aquí donde nuestro egresado Jeroen Nieuwland se desempeña como director de Recursos Humanos desde hace casi dos años.

DESAFÍOS LABORALES

Él nos cuenta que, si bien los retos que enfrenta desde su puesto son fuertes, la llegada de la pandemia de la COVID-19 los ha agudizado. “Tengo una población bastante activa, con muchos años de servicio, varios de los cuales deben estar fuera de operación al ser vulnerables por edad o por algún otro problema de salud. Además, la crisis del precio del petróleo ha generado una menor caja. Esto nos obliga a optimizar costos no solamente dentro de la operación, sino también en gastos de personal, servicios de terceros o contratistas”, explica.

Otro desafío en su trabajo es enfrentar la presencia constante de fiscalizadores, no solamente de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT), sino también del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL), de la Dirección General de Trabajo, entre otros, en una cantidad que a veces puede resultar abrumadora.

Frente a ello, nuestro egresado comenta que SAVIA Perú no es una empresa a la que le guste hacer las cosas por debajo de la mesa, sino todo lo contrario. “Contamos con los protocolos necesarios para salvaguardar la salud y la integridad de la gente y también de la operación. Cumplimos con todas las políticas laborales, ambientales y sociolaborales que existen. Por ese lado no hay ningún problema. Donde sí hay muchísimos desafíos y estrategias que aplicar es en el manejo de caja, pues el barril de petróleo, que normalmente estaba por encima de los 80 dólares, se desplomó a menos de 18. Eso significó postergar y redefinir muchos proyectos, inversiones en perforaciones, well services y de exploración para los próximos años”, detalla.

Esta es una situación nueva para las empresas petroleras, pues si bien como cualquier commodity el petróleo puede fluctuar sustancialmente en precio, no se había visto una caída de este tipo desde el 2017. Como consecuencia, tuvo que aplicarse una reducción sustancial de las diferentes partidas presupuestarias y diseñar una estrategia de redistribución en las áreas donde más se necesita, con una política de austeridad absoluta.

“Lo más importante es cumplir con la meta: la cantidad de producción necesaria para tener un cash flow positivo y brindar una utilidad mínima, aunque sea. Hemos tenido precios por debajo de 34 dólares el barril, y eso es bien grave”, señala Jeroen Nieuwland.

CAMINO RECORRIDO

Antes de trabajar en SAVIA Perú, nuestro egresado estuvo laborando durante más de 6 años como gerente de Gestión Humana, Seguridad, Salud y Medio Ambiente en la Fábrica Nacional de Acumuladores ETNA, más conocido como Baterías ETNA. Se trata de una industria bastante complicada en la que implementó una economía circular, es decir, un sistema de aprovechamiento de recursos donde prima la reducción, reutilización y reciclaje de los elementos. “Los efectos medioambientales también eran una de mis responsabilidades. En la actualidad, el empresariado se enfrenta permanentemente con las entidades fiscalizadoras, por ello hay que estar siempre un paso adelante de la norma y ser más exigente de lo que la ley te pide”, comenta.

Con respecto a la perspectiva laboral explica que parte de su trabajo cotidiano ha sido tratar con muchos sindicatos, un espacio en el que inspirar confianza es extremadamente importante, y lo ha hecho tanto en ETNA como en SAVIA Perú. Resalta que el último cierre de pliego de reclamos que cerró le demoró un año y dos meses, pero fue por un periodo de 4 años, lo que es histórico en el Perú desde la perspectiva petrolera e industrial, y más aún en plena pandemia.

“Creo que algo estamos haciendo bien, que la gran mayoría del empresariado hoy en día no solamente se pone la camiseta del país, sino que hace las cosas como corresponde, pagando los tributos, cumpliendo con las normas e implementando los protocolos. Creo que la visión corporativa presenta hoy en día un giro totalmente distinto. Ya no se está buscando únicamente un resultado económico, sino también la sostenibilidad de las organizaciones frente a temas medioambientales, personales, laborales y sociales. Definitivamente, es muchísimo más holístico lo que ahora, como empresarios y gerentes, tenemos que hacer”, subraya nuestro Ricardopalmino.

También trabajó en otras empresas, como Peruplast, Kraft Foods Perú, el Grupo El Comercio, el Banco de Crédito del Perú y PwC. Asimismo, resalta que lo que más disfruta de su trabajo es el contacto permanente con la gente, aunque por la pandemia esto se ha vuelto muy complicado, más aún porque hoy toda la operación es offshore, es decir que básicamente se trata de plataformas petroleras que están en el noroeste del país. “Es sumamente importante la presencia directiva y gerencial para el liderazgo y el cumplimiento de los lineamientos. Cuando hay una buena actitud, la gente se pone la camiseta y esto se traduce en buenos resultados económicos”.

GRATAS EXPERIENCIAS

Jeroen Nieuwland estudió Administración y Gerencia en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (FACEE) desde 1991 hasta 1996. De aquellas épocas recuerda a muchos docentes, como su profesor Jorge Carbajal Arroyo, cuyas clases eran un constante intercambio de ideas que iban de lo teórico a lo práctico y que dejaban siempre las ganas de seguir adelante.

“También recuerdo al profesor Iván Oblitas con temas relacionados a las exportaciones. Había que hacer muchos trabajos, bastante fuertes y dinámicos, algunos de los cuales ameritaban una calificación tan buena que terminaron en la Biblioteca de la Universidad.

Muchos de mis profesores ya no están, pero los recuerdo con cariño, no porque sus clases fueran fáciles, sino justamente porque eran difíciles, es lo que más me ha servido y creo que ese es un punto interesante”, comenta.

Han pasado más de 20 años desde que dejó nuestras aulas, pero Jeroen Nieuwland enumera con facilidad sus cursos: Administración 1, 2 y 3, Planeamiento, Organización, Investigación Operativa, etc. “El mensaje final es que hay que aprovechar la universidad lo más que se pueda. Es algo que te das cuenta con los años”, puntualiza.

  • 0
  • 0
  • 0