Miércoles, 30 de diciembre del 2020

Las humanidades y los desafíos actuales

Este fue el título del congreso internacional auspiciado por la URP realizado los días 3, 4 y 5 de diciembre.

Las humanidades y los desafíos actuales
El evento contó con la presencia de diversas instituciones sociales y educativas de 14 países, así como con grandes pensadores y académicos del mundo contemporáneo.

Con el objetivo de promover un espacio de reflexión y análisis crítico sobre la importancia de las humanidades en la educación y en el desarrollo sostenible de los países, la Municipalidad Metropolitana de Lima organizó el congreso internacional “Las humanidades y los desafíos actuales”, la que contó con el auspicio de la Universidad Ricardo Palma, la Asociación de Universidades del Perú (ASUP) y la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL).

“Esta es la primera edición y hay un compromiso de organizar una segunda el próximo año”, afirma la Dra. Ada Gallegos Ruíz-Conejo, docente de la URP y directora ejecutiva de la Asociación de Universidades del Perú (ASUP).

Agrega que este congreso surge como una iniciativa para hacer más pertinente el aporte de la universidad a las necesidades de los entornos, ya sean locales, regionales o nacionales. ¿Y por qué las humanidades? “Las humanidades están íntimamente vinculadas con el desarrollo humano. Son la base para la ciencia y la tecnología y tendrían que ir de la mano, pero con el correr de los tiempos se ha minimizado su presencia tanto en la educación básica como en la educación superior”, explica.

Se han ido, pues, reemplazando las humanidades con enseñanzas mucho más pragmáticas, concretas y tecnológicas, que las restringe en los planes y programas de enseñanza, y este congreso ha querido llamar la atención al respecto.


PARTICIPANTES

El evento contó con la presencia de diversas instituciones sociales y educativas de 14 países, así como con grandes pensadores y académicos del mundo contemporáneo, como Pablo Quintanilla Pérez-Wicht, profesor de Filosofía de la Pontificia Universidad Católica del Perú, que participó con la ponencia: “Los aportes y la vigencia del saber clásico”, en la que respondió a la pregunta de por qué es relevante retornar siempre a los clásicos, particularmente en el caso de la tradición grecorromana.

Abrió el congreso el Dr. Iván Rodríguez Chávez con la conferencia magistral “La vigencia de las humanidades en el siglo XXI, la cual marcó la pauta de la actividad. En ella destacó la educación presencial como lo mejor para la enseñanza, pues el ser humano es un ser sociable y la interacción entre los individuos permite retroalimentarse de conocimientos y experiencias. También agregó que vivimos una “minusvalía de las humanidades”, por lo cual debemos hacer catequesis y cruzadas para que las personas vuelvan a encontrar esa compenetración con las necesidades de los demás.


Otros de los títulos tratados fueron: “Las humanidades y una nueva cultura”, “Desafíos de la educación superior desde la formación humanista”; “Diálogo entre humanidades y ciencias”, “El rol de las humanidades en el desarrollo equitativo y sostenible de los países” y “Las humanidades y los desafíos actuales”.

Entre los invitados internacionales estuvieron Carlos Frederico Gurgel Calvet da Silveira, vicedirector del Centro de Teología y Humanidades de la Universidad Católica de Petrópolis, Brasil; Alberto Ignacio Vargas Pérez, director del Departamento de Antropología de la Universidad Anáhuac, México; Noé Héctor Esquivel Estrada, director del Instituto de Estudios sobre la Universidad de la Universidad Autónoma del Estado de México; Javier Villoria Prieto, decano de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada, España; y Patricia Mathews Salazar, directora del Center of Ethnics Studies del Borough Manhattan Community College, Estados Unidos.


IMPORTANCIA

La escasa presencia de las humanidades en la educación puede manifestarse en una ciudadanía poco comprometida con su entorno social. Asimismo, hay un desplazamiento de la centralidad de la persona hacia una visión mecanicista e instrumental de ella. “Este no es un tema de una determinada comunidad; es un tema de humanidad. Por eso es que surge la necesidad de pensar en las humanidades, de repensar cómo nos estamos formando, cómo estamos construyendo nuestra sociedad, y nos encontramos con una realidad que prácticamente hemos ido avasallando. La pandemia ha develado estos desafíos, y si no hacemos un giro, vamos a llegar a un colapso del orden existente en el mundo”, explica la Dra. Ada Gallegos.

Al respecto precisa los tres niveles en el desarrollo humano que fueron los ejes permanentes a lo largo de todas las presentaciones. El primero es el hogar, en el que se enseña y aprende con el ejemplo. El segundo tiene que ver con la escuela, las instituciones, la educación superior y cómo esta atraviesa la formación y las asignaturas. Y el tercer nivel está relacionado con la comunidad y la sociedad educadora, y por ello la necesidad de la participación de las municipalidades.

“Hay asignaturas como la ética, la lógica, la filosofía, la educación cívica que han ido desapareciendo con el correr de los tiempos, que se han ido estigmatizando y reemplazando por cursos y actividades mucho más pragmáticos. Este congreso es un llamado a la recuperación de las líneas de base del desarrollo humano que son las humanidades, un espacio que estamos perdiendo”, explica nuestra docente.

Agrega que hay una tendencia mundial —impulsada por agendas y organismos internacionales desde mucho antes de la digitalización— a entender que las humanidades son cosa del pasado y a darle prioridad a todo lo que tenga que ver con el desarrollo tecnológico.


“Este fenómeno no solo ocurre en el Perú. Se suscriben compromisos que exigen ser mucho más prácticos, más concretos, como si esto fuera un reemplazo, pero en la práctica estamos perdiendo la sinergia entre el aporte de la ciencia y la tecnología y las humanidades. Por eso, nos pusimos el desafío, junto con los países latinoamericanos, de recuperar este espacio”, sostiene la Dra. Ada Gallegos.

Es la evolución del humanismo la que llevó, por ejemplo, a hablar de la igualdad entre hombres y mujeres, una visión diferente de lo que proponían pensadores como Juan Jacobo Rousseau y Emmanuel Kant, quienes ubicaban a las mujeres como inferiores, por lo que no debían alcanzar la ciudadanía ni votar. Es en esa ruta que se propone retomar el pensamiento humanista, tanto en el hogar como en las aulas y la comunidad. Por ello, es vital que la sociedad, la academia y los gobiernos locales ofrezcan los recursos necesarios para el crecimiento personal; brinden la posibilidad de mejorar la calidad de vida y promuevan valores como el respeto, la corresponsabilidad, la solidaridad, la justicia y la igualdad. Solo así se abona en favor de una convivencia inclusiva y sostenible.

El congreso internacional “Las humanidades y los desafíos actuales” fue dirigido a académicos, profesionales, empresarios, estudiantes y público en general. La transmisión se llevó a cabo a través de las plataformas virtuales de cada institución y la cuenta de Facebook de Lima Educación. Además, fue reforzado con call for papers o investigaciones seleccionadas por convocatoria y evaluadas por un comité científico.

  • 0
  • 0
  • 0